Ir al contenido principal

Al nonagenario guardián de Oruro



Oruro no puede pensarse ni imaginarse sin la algarabía sin igual de su carnaval, sin su ardorosa pasión por la “V” azulada, sin la blancura imponente de su Sajama y –fuera de toda duda- sin su entrañable e histórico matutino “La Patria”. Hace un par de días he tenido nuevamente, la oportunidad de hojear el periódico de tinta y de papel, “de carne y hueso” diría, apelando a la metáfora que me permite encarnar a “La Patria” como el corazón de Oruro y de los orureños. Un compatriota que acaba de retornar de Bolivia a Alemania me trajo una edición de domingo como encargo especial; mirando sus páginas se hace difícil no recordar las primeras ediciones que guarda mi memoria: el periódico en blanco y negro, infaltable los domingos, ausente los lunes, imprescindible en los carnavales. Oruro no puede contar con mejor testigo de sus días, tanto los del auge minero de principios del siglo pasado, como los de defensa incondicional y permanente de su dignidad.


Para un quirquincho fuera de su arenal leer “La Patria” se trata de una ocasión que revive las nostalgias y alegrías de su ciudad natal, todas ellas contenidas en las páginas del periódico que este 2009 cumple 90 años de vida y permanencia en el difícil oficio de informar. Nueve décadas han pasado fortaleciendo la lucha y reivindicación de un pueblo que merece avanzar y crecer y que cuenta con un vocero irreemplazable y digno guardián de su historia y de su realidad. Se trata de casi un siglo de existencia durante el que la historia del periodismo nacional ha visto nacer y perderse en el ocaso a más de un medio de comunicación, porque no es secreto que en los tiempos que corren la prensa escrita tiene el desafío diario de llegar a los lectores compitiendo arduamente con otros medios cuya rapidez y accesibilidad crecen sin pausa.


Gracias a la globalización entre otras tantas razones, los orureños que no podemos adquirir la edición del día en las esquinas de la Plaza 10 de Febrero acudimos a la página web del matutino (www.lapatriaenlinea.com) que se ha convertido en una ventana virtual que mira a nuestra tierra y a nuestra gente, que nos acorta la distancia y nos acerca a la tierra, y a través de la cual constatamos con orgullo que “La Patria” sigue siendo la fiel defensora de los intereses de Oruro y de los orureños.


90 largos años han transcurrido desde que el Sub-decano de la prensa nacional inició sus ediciones, casi un siglo de ser testigo de la patria y de su historia y de vivir junto al país los acontecimientos sociales, políticos y culturales que le han cambiado el rostro a Bolivia. Valga el homenaje, el reconocimiento y el agradecimiento no sólo a quien fuera su primer director y uno de sus fundadores en el año 1919, Don Demetrio Canelas sino también a todas las generaciones Miralles que continúan haciendo de “La Patria” la voz de Oruro. A todos los periodistas y trabajadores que permiten que “La Patria” circule día a día y sin frontera alguna en el corazón de los orureños.

Comentarios

  1. Salud por La Patria y por el mejor comunicador que le dio a Boliva, nuestro querido Luis Ramiro Beltrán.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios:

Entradas más populares de este blog

Segundo lugar en el concurso internacional de material didáctico del Alumniportal Deutschland

El Alumniportal Deutschland es un portal online que tiene como público meta a todas las personas en el mundo que hayan estudiado o trabajado en Alemania. Busca hacer que estas personas creen nuevas redes de contactos de todo tipo: cultural, científico, laboral, académico, de ocio, etc. El común denominador en todos los casos es la experiencia vivida en Alemania y la manera de mantenerla activa y de reproducirla a través de actividades diversas.
Desde hace varios años el portal de los exalumn@s de Alemania convoca a concursos internacionales para desarrollar propuestas, proyectos o ideas sobre temáticas actuales. Este 2017 el tema del concurso denominado Hands-on-project (Praxisprojekt) fue el de la Agenda 2030 y las metas globales de desarrollo sostenible. 
Después de dos meses de preparación de propuestas, hoy finalmente se dieron a conocer los resultados. El equipo conformado por Camilo Cárdenas (Venezuela) y por esta quirquincha servidora obtuvo el segundo lugar del certamen internac…

Soledad Chapetón: Die tapfere Bürgermeisterin von El Alto

Carmen Soledad Chapetón Tancara ist der vollständige Name der Bürgermeisterin von El Alto, sie ist aber als „La Sole“ bekannt. Am 25. Oktober wurde sie 37 Jahre alt und ist damit eine der jüngsten Politikerinnen am Kopf einer Stadtverwaltung in Bolivien. „La Sole“ gewann 2015 die Gemeindewahlen in ihrer Heimatstadt El Alto und ist seitdem die erste Bürgermeisterin von einer der größten Städten Boliviens. El Alto ist auch eine Stadt in der nicht nur die sozialen Bewegungen besonders mächtig und protestierend sind, sondern auch eine wachsende Großstadt voller Bedürfnisse und Forderungen aller Art. Ihre politische Herausforderung ist deswegen auffällig und sehr, sehr groß.   

Soledad Chapetón ist besonders stolz auf ihre Eltern. Luis Chapetón (Vater) und Dalila Tancara (Mutter), beide Aymara-Immigranten verließen ihre Heimatdörfer in den Provinzen Camacho und Pacajes auf dem bolivianischen Hochland, um ein besseres Leben für ihre Kinder in der Stadt zu schaffen. Sie zogen deshalb nach El …

Un 21 de febrero cualquiera

Si Evo Morales hubiese aceptado hace dos años que más del 50% -el 51,3% para hablar con exactitud- de los electores de Bolivia rechazó la modificación el artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE) para habilitar una nueva repostulación presidencial; si hubiese sido capaz de reflexionar tan solo un poco y de mirar hacia atrás con una pisca de conciencia; si hubiese recordado que prácticamente entre lágrimas fue posesionado como presidente de los bolivianos hace más de una década y que fue capaz de canalizar el desencanto y la bronca de miles de compatriotas que no toleraron en ese entonces un gobierno más de los llamados partidos tradicionales, entonces quizás tendríamos mañana un 21 de febrero “cualquiera”, una jornada para festejar de verdad un triunfo democrático, una fecha que recordar como si se tratase del aniversario de un feliz acontecimiento.
Por el contrario, los atropellos que hemos sufrido desde el 21 de febrero de 2016 se han acumulado como carbones al rojo …