17 de mayo de 2011

¿Yo? ¡Ni loca que estuviera!

¿Internet? ¿Yo? ¡Ni loca que estuviera! ;)

Cuando empecé a agarrarle tirria a mi primer trabajo en la administración pública me dediqué clandestinamente, a ese algo misterioso y diabólico (en términos que le corresponden a mi mamá) que todos llamaban internet. Hablo del siglo pasado, de hace menos de veinte años. Mis primeros contactos los hice a través del icq, ése de la florcita. Cada vez que mi jefe abandonaba su escritorio (que era bastante seguido) y dejaba su computadora encendida que era la ÚNICA con conexión a la red (¡en una sala de prensa!), saltaba yo a conectarme al icq, me encantaba. 

 Después abrí una cuenta de correo electrónico, reticencia de por medio, pues aquello me parecía una menuda pérdida de tiempo y no le veía utilidad alguna (¿pueden creerlo?); sin embargo lo hice. Mi primera dirección fue anitita@altavista.com, esto si la memoria no me falla. Pasé una gran vergüenza cuando mi tutor de tesis de grado me pidió mi dirección de email y yo tuve que pasarle aquel papelón con arroba. Así fui cayendo de a poquito en la red de redes.

Cuando me tocó salir por primera vez de Bolivia, el año 2001, no sólo tenía una cuenta de correo electrónico, tenía cuatro y en diferentes proveedores. Todavía  hay quienes reclaman mi falta de unidad "correística". En todo caso, son incontables todas las buenas y malas noticias que recibí a través de correos electrónicos; tarjetas de cumpleaños, postales, fotos, documentos, videos, etc. 

Antes de irme al autoexilio, capacité a mi mamá en las lides "internetísticas", así pudimos mantenernos comunicadas e informadas y resultó de maravilla, incluso chateábamos bastante seguido. Aunque al principio yo administraba la clave de mi mamá en Hotmail, muy pronto mi progenitora se puso las pilas y optó por la independencia "clavística" y ahora hasta tiene un blog (abandonado :S).

Un tiempo me hice asidua participante de los chats abiertos de Yahoo, conocí gente de todo el mundo: loc@s, cuerd@s, interesantes, aburrid@s, cargos@s... en fin, una colorida paleta de personajes y personalidades de las que nunca hubiese tenido idea de no ser por Internet. A much@s tuve que mandarlos también a cierta parte, sobre todo por temas políticos y nacionalistas… ¡acuérdense que el chat todo lo aguanta! Estando en España comencé a mirar otro tipo de foros, el de la BBC en español por ejemplo, me gustaba comentar y publicar mis opiniones en esa página.  

Durante mis largos años en Europa, descubrí muchas otras herramientas de Internet que hicieron que la distancia fuese más leve y que me permitieron recobrar amistades que yo daba por perdidas e incluso por olvidadas; así también conocí virtualmente a mucha gente linda que actualmente forma parte de mi blogósfera, de mi TL en Twitter, de mis contactos en Facebook, Skype y Messenger.

Actualmente ejerzo  la docencia virtual a través de la plataforma de educación virtual del Centro Boliviano de Estudios Multidisciplinarios (CEBEM) y es una de las actividades a las que  me dedico con mucha pasión, se trata de un desafío virtual para llegar a través del conocimiento a personas de carne y hueso que están detrás de una pantalla, pero con expectativas, sueños y problemas comunes. Así también participé un par de veces –como ponente y participante-  de los Webinars, seminarios a través de internet.

Cuando me inicié en los blogs, el 2008, lo hice también un poco a regañadientes, pero ahora tengo que agradecérselo a mi esposo, fue él quien insistía en publicar mis letras en uno de esos bichos virtuales que tantas satisfacciones me ha dado, por cierto que también he chateado con él incluso estando sentados lado a lado (¿no les ha pasado?). Ahora mismo no soy capaz de imaginarme la vida sin internet, laboralmente hablando dependo de la red de redes para cumplir mis obligaciones en viSozial e.V., un proyecto lindo y de compromiso social y un trabajo arduo que cada día me gusta más. 

Aunque sería lindo vivir a la orilla del mar, recibir los mensajes de la brisa en las mejillas y no tener más poste que el tronco de una palmera… me “arroba” la red así que…
¡Feliz Día del Internet!



P.D. ¿Sin internet? ¿Yo? ¡Ni loca que estuviera! ;)
Facebook: http://www.facebook.com/mivozmipalabra
Twitter: @mivozmipalabra

5 comentarios:

  1. Gracias a internet, que nos ha permitido conocer blogs como el tuyo, que en forma tan amena nos enseña las vivencias de aquí y de allá.
    Un mundo en el que todos estamos unidos gracias a la red.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A.K.E.:
    Gracias por pasarte nuevamente por aquí, estoy de vuelta en las lides internetísticas y blogueras :)
    Un abrazo,
    Ana Rosa

    ResponderEliminar
  3. Somos locos y muchos! Una historia muy parecida es la mía. Aunque llegue un poco tarde y con más miedos a los blogs y el twitter, pero ahora me siento como pez en la red.

    ResponderEliminar
  4. Y que lo digas, ¡quien me lo iba a contar a mi! Que empecé mi escritura en un pizarrín.
    Y con tiza, que aún no existian ni los colores Alpino.
    Todo cambia y muy rápido,ahora no concebimos la vida sin el dichoso pc... un saludo

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo, Tincho, ser un pez en la red!

    Así es, Fibonacci, todo cambia muy rápido y qué bueno que cambie :)

    Un abrazo a los dos,

    Ana Rosa

    ResponderEliminar

Comentarios:

Otras voces y palabras

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...