28 de septiembre de 2012

Dos negros marrón


Bien podría haberme quejado de la lustrada que recibieron mis zapatos esta mañana. Antes de solicitar el servicio, me fijé si tenía monedas con las cuales pagar. Con la certeza monetaria confirmada me acerqué al caballero y le solicité el lustre. Tardó un par de segundos en reaccionar a mi pedido y otros tantos en posicionarse sobre su diminuto banquito y comenzar a hacer saltar los cepillos que parecían tener vida entres sus manos y que se resistían a quedarse quietos. 

Poco tardé en darme cuenta de que las ancianas manos del caballero eran las que en realidad, se resistían a hacer su trabajo. Eran unas manos cansadas que mejor función cumplirían acariciando las cabezas de alguno que otro nieto, pero no, el caballero no puede dejar su puesto ni su esquina, tiene que comer.

Repartiendo miradas entre mi reloj pulsera y la pobre agilidad de aquellas manos, me di cuenta de que la negrura de mis botines se fue convirtiendo pronto en un menjunje de betún marrón. No di crédito a mis ojos. "Son negros", pensé boquiabierta. Mis zapatos favoritos son negros, pero allí estaban, "dos negros marrón". Consumado el "negricidio" de mis zapatos, el caballero me golpeó la suela y me dijo "yastá". Yastaban, yestaban. Le alcancé la moneda y me retiré a paso cansino sin poder dejar de mirar mis zapatos y su nueva fachada. Dos negros marrón.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios:

Otras voces y palabras

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...