21 de mayo de 2014

De museos y sorpresas

La Paz está siempre en estado de metamorfosis. Un amanecer en esta ciudad nunca es igual al anterior y aunque la rutina suele instalarse como compañera, este lugar siempre nos guarda una sorpresa singular; una que tanto nos hace reír, llorar como estallar de bronca.

Sin embargo ya no es sorpresa por ejemplo, que la Larga Noche de Museos que ofrece La Paz a propios y extraños se haya convertido en la última década en una de las actividades culturales más importantes del año.  Sorpresa fueron para mí las colas que alegre y pacientemente formaron los visitantes ante las puertas de algunos museos que, en el cotidiano, desaparecen entre edificaciones que nadie considera como espacios culturales que se pueden visitar. Es el caso del Museo Elsa Paredes de Salazar o museo de muñecas ubicado en la Calle Rosendo Gutiérrez en Sopocachi. No, no tuve oportunidad de entrar. Había una cola que superaba las dos cuadras, precisamente a lo largo de dos calles que normalmente no suelen estar tan concurridas.

El Prado paceño muta igualmente en un museo viviente, en un mundo imaginado en el que pasean figuras de larguísimos pantalones y piernas de zanco o las divertidas y famosas Cebras de La Paz. Es otro ambiente el que se vive y se respira, un espacio de bullicio en el que nuestras pupilas no dejan de saltar.

Por lo menos una veintena de personas se detuvieron a observar a Ivañez, el artista de los retratos en yeso instalado en El Prado. Cuando apenas nos acercamos, nos sorprendió ver a una persona sentada en una silla que tenía la cara cubierta de paños empapados en yeso. Próximo al taller callejero de Ivañez, dos muchachas armadas con motosierras transformaban dos pedazos de tronco en algo más que figuras de madera.

El escenario al aire libre que se instaló sobre la Av. Ecuador a unos pasos de la Plaza España también reunió a un buen número de espectadores que aplaudieron por igual la performace que un grupo de jóvenes preparó por el Día contra la homofobia y lesbofobia y la contagiosa interpretación de una chacarera interpretada por el Ballet Folklórico Bolivia; ambas expresiones artísticas reunidas en un mismo escenario, eso no pasa todos los días.

Sorpresa fue también la exposición de fotografías que organizó la CAF-banco de desarrollo de América Latina. Si la  noche de museos trata de sacarnos del mundo de cada día para meternos en otro diferente y por lo general alejado, esta exposición fue la máxima expresión de ello, por lo menos desde mi particular punto de vista. La música, las luces, la disposición de las fotos, en síntesis todo era digno de comentario. Salimos deseando que el amplio estacionamiento con el que cuenta dicho edificio ubicado en la avenida Arce se dedicara siempre a lo mismo, ¡cómo hace falta un espacio así en La Paz! Y sobre la misma Av. Arce, otra sorpresa: el Goethe Institut que participó por segundo año consecutivo en la Larga Noche de Museos. Este pedacito de Alemania ofreció una serie de cortos animados, una exposición fotográfica y una novedad llamda "código qr". Se trata de esa matriz hecha a base de puntos que permite almacenar información y que puede ser leída con un teléfono inteligente (smartphone). Déjense sorprender el próximo año con ello.

Y así. Quizás mis sorpresas no les sorprendan a quienes son fieles seguidor@s de la Larga Noche de Museos paceña, es decir a quienes realmente visitan museos de verdad y no solamente cuatro sitios locos, pero buenísimos como fue mi caso. Las sorpresas no tienen fecha de caducidad, así que seguro vendrán más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios:

Otras voces y palabras

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...