2 de mayo de 2014

Burocracia sorprendente



En el mayúsculo desorden que habita entre mis papeles, noté desde hace un par de meses que mi formulario AVC-04, carnet de asegurada a la Caja Nacional de Salud (C.N.S.), dicho en cristiano, había desparecido. Cansada de sólo pensar en el trámite y la pérdida de tiempo que me demandaría renovar el dichoso papelito, dejé pasar varios días. Hoy finalmente me armé de valor y paciencia y me dirigí a las oficinas de la C.N.S. ubicadas en El Prado paceño. El guardia de la puerta me informó que debía acercarme a la puerta lateral y buscar la ventanilla No. 8. Así lo hice. En la ventanilla No. 8 hice cola, una bastante corta realmente. Cuando me tocó el turno le expliqué al encargado mi dilema. Me escuchó y simplemente me dijo: Su carnet de identidad. Lo saqué presurosa y luego escuché: Tome asiento, por favor. Me senté y esperé. A los 15 minutos me llamaron y me entregaron una copia de mi AVC-04 con la indicación de que debía sacarle una fotocopia y volver a la misma ventanilla para hacerlo legalizar.

Tras obtener mi fotocopia volví a la ventanilla No. 8. Para sorpresa mía había allí otro encargado. “Oh, no”, pensé. Le presenté mi fotocopia y en el acto me la legalizó y me la entregó. Listo, tramite terminado, duró menos de 45 minutos. Que ahora me toqué esperar más de una hora para ser atendida en el Policonsultorio 9 de Abril, es otra historia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios:

Otras voces y palabras

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...