Ir al contenido principal

¿Qué vamos a hacer hoy?



Ni bien entro al aula se me acerca Rania y muy seria me pregunta: Ana, ¿qué vamos a hacer hoy? La miro y me pongo un poco nerviosa, ella tiene apenas 6 años y quiere saber –con todo derecho– cómo voy a ocupar los próximos 45 minutos de su vida escolar. Que yo recuerde, mi primer año en lo que en mis tiempos se llamaba ciclo básico, no paso de ser una nebulosa de palotes, círculos, dibujitos y el libro de lectura Alma de niño de Gladys Rivero de Jiménez; poco o nada me importaba saber qué tenía planeado la profe Alia para la clase. 

La de hoy es sin duda, otra generación, una generación de niñ@s despiertísim@s, inquiet@s, algun@s necesitad@s de límites y orientación; otr@s –l@s menos– independientes y dispuestos a aprender por su cuenta . Esta generación tiene a su disposición un sinfín de puertas  y ventanas de información e influencias que tanto a padres, madres como a maestr@s nos cuesta controlar. El Ratón Pérez, el Hada de los Dientes, el Conejo de Pascua y todos los guardianes de la niñez tienen un desafío mayúsculo que no es solo el de habitar en el imaginario infantil, sino el de permanecer allí la mayor cantidad de tiempo posible.

Ser maestra –en estos o en los otros tiempos– demanda esfuerzo, dedicación y sobre todo un alto grado de sensibilidad que va más allá de enternecerse con un grupo de niñ@s que juguetean con el lapiz o el tajador. Se trata de aguzar los sentidos para detectar dificultades de aprendizaje o las razones de ciertos comportamientos que fácilmente se confunden con indisciplina y malcriadez; se trata de medir las palabras y el peso de éstas en el corazón y la cabeza de un/a pequeñ@.

Llevo apenas un año como maestra de alemán en primaria y son tantas las vivencias acumuladas que me resulta difícil resumirlas en solo una entrada de blog; pero puedo expresar en unas cuantas palabras lo que he visto imprescindible, se llama información. No es en vano que en muchos establecimientos se haya introducido el manejo de una agenda en la que l@s estudiantes anoten tareas y fechas de exámenes o en la que l@s profesores escriban notas dirigidas a los padres de familia. Ahora reconozco el valor de un libro de clases o la anotación oportuna de ciertos acontecimientos en el aula. Cuando yo estuve en primaria, mi mamá se comunicaba con los profesores cuando era realmente necesario, por ejemplo cuando la profe Alia le dijo que ya estaba bueno de que me pusiera a bailar sobre los pupitres; hoy en día sin embargo, los padres necesitan tener mayor información sobre las actividades que realizan sus hij@s en el colegio, en teoría es a partir de esa información que se genera la comunicación entre padres e hijos; así debería funcionar.

Ser maestra en estos tiempos en el que el respeto escasea también es un desafío y en mi caso una aventura que apenas acaba de comenzar. Feliz Día Maestros y Maestras, que no se les olvide que nosotros formamos parte de la trilogía inseparable padre/madre – maestro – estudiante; que hay una diferencia entre querer enseñar y querer que el otro aprenda y que la educación definitivamente comienza en casa.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Segundo lugar en el concurso internacional de material didáctico del Alumniportal Deutschland

El Alumniportal Deutschland es un portal online que tiene como público meta a todas las personas en el mundo que hayan estudiado o trabajado en Alemania. Busca hacer que estas personas creen nuevas redes de contactos de todo tipo: cultural, científico, laboral, académico, de ocio, etc. El común denominador en todos los casos es la experiencia vivida en Alemania y la manera de mantenerla activa y de reproducirla a través de actividades diversas.
Desde hace varios años el portal de los exalumn@s de Alemania convoca a concursos internacionales para desarrollar propuestas, proyectos o ideas sobre temáticas actuales. Este 2017 el tema del concurso denominado Hands-on-project (Praxisprojekt) fue el de la Agenda 2030 y las metas globales de desarrollo sostenible. 
Después de dos meses de preparación de propuestas, hoy finalmente se dieron a conocer los resultados. El equipo conformado por Camilo Cárdenas (Venezuela) y por esta quirquincha servidora obtuvo el segundo lugar del certamen internac…

Soledad Chapetón: Die tapfere Bürgermeisterin von El Alto

Carmen Soledad Chapetón Tancara ist der vollständige Name der Bürgermeisterin von El Alto, sie ist aber als „La Sole“ bekannt. Am 25. Oktober wurde sie 37 Jahre alt und ist damit eine der jüngsten Politikerinnen am Kopf einer Stadtverwaltung in Bolivien. „La Sole“ gewann 2015 die Gemeindewahlen in ihrer Heimatstadt El Alto und ist seitdem die erste Bürgermeisterin von einer der größten Städten Boliviens. El Alto ist auch eine Stadt in der nicht nur die sozialen Bewegungen besonders mächtig und protestierend sind, sondern auch eine wachsende Großstadt voller Bedürfnisse und Forderungen aller Art. Ihre politische Herausforderung ist deswegen auffällig und sehr, sehr groß.   

Soledad Chapetón ist besonders stolz auf ihre Eltern. Luis Chapetón (Vater) und Dalila Tancara (Mutter), beide Aymara-Immigranten verließen ihre Heimatdörfer in den Provinzen Camacho und Pacajes auf dem bolivianischen Hochland, um ein besseres Leben für ihre Kinder in der Stadt zu schaffen. Sie zogen deshalb nach El …

Un 21 de febrero cualquiera

Si Evo Morales hubiese aceptado hace dos años que más del 50% -el 51,3% para hablar con exactitud- de los electores de Bolivia rechazó la modificación el artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE) para habilitar una nueva repostulación presidencial; si hubiese sido capaz de reflexionar tan solo un poco y de mirar hacia atrás con una pisca de conciencia; si hubiese recordado que prácticamente entre lágrimas fue posesionado como presidente de los bolivianos hace más de una década y que fue capaz de canalizar el desencanto y la bronca de miles de compatriotas que no toleraron en ese entonces un gobierno más de los llamados partidos tradicionales, entonces quizás tendríamos mañana un 21 de febrero “cualquiera”, una jornada para festejar de verdad un triunfo democrático, una fecha que recordar como si se tratase del aniversario de un feliz acontecimiento.
Por el contrario, los atropellos que hemos sufrido desde el 21 de febrero de 2016 se han acumulado como carbones al rojo …