8 de agosto de 2014

Madre modo turbo



Ayer, jueves 7 de agosto, suspendieron las actividades escolares; es decir que no tuve que mandar a mis hijos al colegio. Todos avisados menos el despertador. El disciplinado escandoloso hizo lo suyo a las seis menos diez de la madrugada. Apenas abrí un ojo –y lo abrí a penas realmente– desactivé al soldado madrugador para que dejara de sonar y me dejara dormir.

Hoy, viernes 8 de agosto, el disciplinado escandoloso se cobró la revancha y no dijo ni pio. Cuando faltaban 15 minutos para que la góndola escolar recogiera al 7añero de la puerta brinqué de la cama –textualmente– y activé a la madre-modo-turbo que anida en mí e hice –como dijo papá Oso, es decir MyJasband– que lo imposible se haga posible. 

Y voilà son más de las nueve de la mañana y me dispongo a colgar este texto en mi blog y dentro de algunos minutos me preocuparé por lo que voy a poner a la familia en su plato del almuerzo y más tarde iré a trabajar y saldré a las dos de la tarde, buscaré un taxi y llegaré a casa a presenciar en los platos apilados en la cocina si la comida fue un rotundo éxito o todo lo contrario. Y así trancurre el tiempo y yo me pregunto si en realidad soy yo la que activa el modo turbo o son los minutos los que se atoran desordenados con tal de liberarse del reloj y del tedio de la tranquilidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Comentarios:

Otras voces y palabras

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...