Ir al contenido principal

Aprendiendo a enseñar 5: El consejo estudiantil y el Ratatouille de quinua




Con cada día que pasa, las mañanas en Rheinland-Pfalz se hacen cada vez más oscuras y esto hace que extrañe aún mas a mi familia y a mi tierra. Me hacen falta, mucha falta los abrazos y los besos de mis tres osos y de toda mi familia. Pero mientras este „retiro pedagógico“ continúe, aquí sigo contando mis historias.

Hoy estuve presente en la sesión semanal del consejo estudiantil (Klassenrat) del cuarto grado. Lenya (la flamante representante escolar) y Benedikt son los representantes del curso y dirigen la reunión con toda formalidad y seriedad. Todos los niños sentados en círculo escuchan primero la lectura del protocolo de la sesión anterior y hacen un balance de las resoluciones tomadas: ¿Mejoraron las cosas desde la última sesión? En este caso, sí.

En el siguiente punto los representantes del curso leen uno por uno los papelitos azules que los niños de la clase van pegando a lo largo de la semana en el tablero del consejo. Los dos primeros  fueron elogios para el curso y para algunos niños de la clase que se comportaron ejemplarmente durante la semana. Los siguientes fueron problemas que surgieron en el curso durante los últimos días. Los niños afectados toman la palabra y explican nuevamente el problema; se escuchan varias opiniones y al final los representantes del curso o los mismos niños del curso proponen soluciones. Hoy por ejemplo, Niklas se comprometió a no conversar durante las clases, puesto que esto desconcentra a los niños que se sienta a su lado. Christianen, la jefa de curso, es la persona que escribe el protocolo; sus intervenciones son muy puntuales y prácticamente mínimas, el consejo estudiantes corre por cuenta y responsabilidad de los propios niños.

En el tercer grado (paralelo b) los niños también me acribillaron con preguntas como en el primer grado (paralelo a) ayer. Los 45 minutos que duró mi clase de Landeskunde sobre Bolivia se fue en un santiamén. Por aquí los niños me llaman Frau López y estoy a muy poco de conocer a los 98 alumnos del colegio.

Hoy también me di una vuelta por Trier, la ciudad más antigua de Alemania. Christiane y yo caminamos un poco por el centro y conversamos bastante. Tengo la impresión de que en esta semana he hablado más alemán que durante todo el primer ano que viví en Alemania en el 2002. Aquí  no hay comunidad latinoamericana alguna y mis posibilidades de comunicarme en mi lengua materna son prácticamente nulas. Bien recuerdo que, cuando en julio de 2002 pisé tierras germanas por primera vez, no había pasado ni una semana y ya tenía conocidos españoles, mexicanos, argentinos, brasileros y venezolanos: otros tiempos, otras circunstancias.

Christiane, la directora de la Primaria del Bosquecillo de Robles, es una mujer muy especial, amablísima y muy atenta. Hoy me sorprendió con una Ratatouille de quinua que Arpad, su esposo y yo devoramos sin compasión.

Como en el resto del planeta, estoy llena de viernes e inhalo mis ansias de volver. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Segundo lugar en el concurso internacional de material didáctico del Alumniportal Deutschland

El Alumniportal Deutschland es un portal online que tiene como público meta a todas las personas en el mundo que hayan estudiado o trabajado en Alemania. Busca hacer que estas personas creen nuevas redes de contactos de todo tipo: cultural, científico, laboral, académico, de ocio, etc. El común denominador en todos los casos es la experiencia vivida en Alemania y la manera de mantenerla activa y de reproducirla a través de actividades diversas.
Desde hace varios años el portal de los exalumn@s de Alemania convoca a concursos internacionales para desarrollar propuestas, proyectos o ideas sobre temáticas actuales. Este 2017 el tema del concurso denominado Hands-on-project (Praxisprojekt) fue el de la Agenda 2030 y las metas globales de desarrollo sostenible. 
Después de dos meses de preparación de propuestas, hoy finalmente se dieron a conocer los resultados. El equipo conformado por Camilo Cárdenas (Venezuela) y por esta quirquincha servidora obtuvo el segundo lugar del certamen internac…

Soledad Chapetón: Die tapfere Bürgermeisterin von El Alto

Carmen Soledad Chapetón Tancara ist der vollständige Name der Bürgermeisterin von El Alto, sie ist aber als „La Sole“ bekannt. Am 25. Oktober wurde sie 37 Jahre alt und ist damit eine der jüngsten Politikerinnen am Kopf einer Stadtverwaltung in Bolivien. „La Sole“ gewann 2015 die Gemeindewahlen in ihrer Heimatstadt El Alto und ist seitdem die erste Bürgermeisterin von einer der größten Städten Boliviens. El Alto ist auch eine Stadt in der nicht nur die sozialen Bewegungen besonders mächtig und protestierend sind, sondern auch eine wachsende Großstadt voller Bedürfnisse und Forderungen aller Art. Ihre politische Herausforderung ist deswegen auffällig und sehr, sehr groß.   

Soledad Chapetón ist besonders stolz auf ihre Eltern. Luis Chapetón (Vater) und Dalila Tancara (Mutter), beide Aymara-Immigranten verließen ihre Heimatdörfer in den Provinzen Camacho und Pacajes auf dem bolivianischen Hochland, um ein besseres Leben für ihre Kinder in der Stadt zu schaffen. Sie zogen deshalb nach El …

Un 21 de febrero cualquiera

Si Evo Morales hubiese aceptado hace dos años que más del 50% -el 51,3% para hablar con exactitud- de los electores de Bolivia rechazó la modificación el artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE) para habilitar una nueva repostulación presidencial; si hubiese sido capaz de reflexionar tan solo un poco y de mirar hacia atrás con una pisca de conciencia; si hubiese recordado que prácticamente entre lágrimas fue posesionado como presidente de los bolivianos hace más de una década y que fue capaz de canalizar el desencanto y la bronca de miles de compatriotas que no toleraron en ese entonces un gobierno más de los llamados partidos tradicionales, entonces quizás tendríamos mañana un 21 de febrero “cualquiera”, una jornada para festejar de verdad un triunfo democrático, una fecha que recordar como si se tratase del aniversario de un feliz acontecimiento.
Por el contrario, los atropellos que hemos sufrido desde el 21 de febrero de 2016 se han acumulado como carbones al rojo …