Ir al contenido principal

Aprendiendo a enseñar 1: Tierra adentro en Alemania


Después de muchas horas de viaje en tren y de haber cruzado Alemania de este a oeste, finalmente llegué a Salmtal. Salmtal es un pueblito de aproximadamente 2300 habitantes que se encuentra en el estado de Rheinland-Pfalz, al suroeste de la Bundesrepublik Deutschland. Allí vive Christiane, la directora de la escuela primaria Grundschule am Eichenhain.

La escuela está ubicada en Hasborn, un poblado a 22 kilómetros de Salmtal y que no cuenta ni siquiera con 600 habitantes. Para decirlo en otras palabras, no estoy en Berlín, esto no es Hamburgo ni München ni Frankfurt ni mi querida ciudad de Karlsruhe. Estoy en el "campo", en "tierra adentro" alemana y aunque no hay vacas ni ovejas caminando sueltas por las calles, aquí se respira y se transpira tranquilidad, silencio, calma... como en cualquier otro pueblito en el mundo. Pero claro, aquí todos los "pueblerinos" tienen auto, internet (rápido), casa con calefacción, luz, agua, teléfono y pueden irse de vacaciones a las Islas Canarias. Otro mundo.

Muchas horas de viaje, pero muy pocas de sueño. Hoy lunes visité por primera vez la escuela primaria en la que pasaré las siguientes tres semanas aprendiendo y compartiendo mi experiencia como profesora. Salimos de Salmtal a las siete de la mañana sin sol y tras 20 minutos de viaje llegamos a la escuela, todavía en plena penumbra de amanecer.

La escuela es una construcción pequeña, pero muy bien dispuesta que alberga a 98 niños y niñas que provienen no solo de Hasborn sino también de los poblados vecinos. En el estado de Rheinland-Pfalz la escuela primaria dura cuatro años, después los alumnos pasan al nivel superior y lo hacen en otra escuela. La Grundschule am Eichenhain cuenta con los cuatro grados establecidos para una primaria y un cuerpo docente conformado por 7 profesores, 6 mujeres (incluida la directora) y un varón.

Hoy sólo me dediqué a observar y a aprender; a destilar el cansancio acumulado del fin de semana. La jornada en la escuela comienza a las 7:45 y termina a la una de la tarde. Después del almuerzo, alrededor de 25 niños se quedan en la escuela hasta las cuatro de la tarde. En ese tiempo pueden hacer tareas o entretenerse ya sea jugando o haciendo manualidades, es decir que la escuela se convierte en una "guardería". Así conocí a Amy, la tremenda que discutió conmigo sobre mi nombre, aquí soy Anna y no Ana. También conocí a Victoria y a Meike y a toda la clase del cuarto grado y me sentí bienvenida. Además, recibí regalos y me sentí mejor.

Lo anecdótico: Cuando Christiane les dijo a sus alumnos que venía de visita una profesora boliviana, uno de ellos le preguntó que si se trataba de una refugiada. Sonrían conmigo y sepan que no hay otro tema más actual que el de los refugiados sirios en este momento en Alemania.

En la noche fui de invitada a la clase de swing de Christiane y su esposo. No hizo falta preguntarme dos veces para que me pusiera a bailar. Al poco rato se acercó la profesora de baile a consultarme si yo había bailado ya antes. Cómo explicarle que a una latina le baila siempre la sangre.

Mañana les cuento más.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Segundo lugar en el concurso internacional de material didáctico del Alumniportal Deutschland

El Alumniportal Deutschland es un portal online que tiene como público meta a todas las personas en el mundo que hayan estudiado o trabajado en Alemania. Busca hacer que estas personas creen nuevas redes de contactos de todo tipo: cultural, científico, laboral, académico, de ocio, etc. El común denominador en todos los casos es la experiencia vivida en Alemania y la manera de mantenerla activa y de reproducirla a través de actividades diversas.
Desde hace varios años el portal de los exalumn@s de Alemania convoca a concursos internacionales para desarrollar propuestas, proyectos o ideas sobre temáticas actuales. Este 2017 el tema del concurso denominado Hands-on-project (Praxisprojekt) fue el de la Agenda 2030 y las metas globales de desarrollo sostenible. 
Después de dos meses de preparación de propuestas, hoy finalmente se dieron a conocer los resultados. El equipo conformado por Camilo Cárdenas (Venezuela) y por esta quirquincha servidora obtuvo el segundo lugar del certamen internac…

Soledad Chapetón: Die tapfere Bürgermeisterin von El Alto

Carmen Soledad Chapetón Tancara ist der vollständige Name der Bürgermeisterin von El Alto, sie ist aber als „La Sole“ bekannt. Am 25. Oktober wurde sie 37 Jahre alt und ist damit eine der jüngsten Politikerinnen am Kopf einer Stadtverwaltung in Bolivien. „La Sole“ gewann 2015 die Gemeindewahlen in ihrer Heimatstadt El Alto und ist seitdem die erste Bürgermeisterin von einer der größten Städten Boliviens. El Alto ist auch eine Stadt in der nicht nur die sozialen Bewegungen besonders mächtig und protestierend sind, sondern auch eine wachsende Großstadt voller Bedürfnisse und Forderungen aller Art. Ihre politische Herausforderung ist deswegen auffällig und sehr, sehr groß.   

Soledad Chapetón ist besonders stolz auf ihre Eltern. Luis Chapetón (Vater) und Dalila Tancara (Mutter), beide Aymara-Immigranten verließen ihre Heimatdörfer in den Provinzen Camacho und Pacajes auf dem bolivianischen Hochland, um ein besseres Leben für ihre Kinder in der Stadt zu schaffen. Sie zogen deshalb nach El …

Un 21 de febrero cualquiera

Si Evo Morales hubiese aceptado hace dos años que más del 50% -el 51,3% para hablar con exactitud- de los electores de Bolivia rechazó la modificación el artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE) para habilitar una nueva repostulación presidencial; si hubiese sido capaz de reflexionar tan solo un poco y de mirar hacia atrás con una pisca de conciencia; si hubiese recordado que prácticamente entre lágrimas fue posesionado como presidente de los bolivianos hace más de una década y que fue capaz de canalizar el desencanto y la bronca de miles de compatriotas que no toleraron en ese entonces un gobierno más de los llamados partidos tradicionales, entonces quizás tendríamos mañana un 21 de febrero “cualquiera”, una jornada para festejar de verdad un triunfo democrático, una fecha que recordar como si se tratase del aniversario de un feliz acontecimiento.
Por el contrario, los atropellos que hemos sufrido desde el 21 de febrero de 2016 se han acumulado como carbones al rojo …