Ir al contenido principal

Knock-out a la boliviana



Parece increíble, pero hay un trecho en El Prado en el que no es tan fácil conseguir una fotocopiadora, especialmente al frente de la Mutual La Paz. Lo curioso es que cuando la encuentras, te topas con historias como esta.

A la altura del Edificio Hermann hay un pasillo-rampa bastante ancho que conduce hasta una tienda de ropa de segunda mano. Lo bueno es que allí, precisamente en ese lugar, puede encontrarse una fotocopiadora.

Llego a la fila y espero mi turno. El aparato está prácticamente escondido debajo de una jungla de prendas que se descuelgan desde el techo. Allí atiende una diminuta jovencita a la que apenas se le ve la cara debido a la sombra acumulada en aquel rincón. Delante de mí está una señora que acaba de recibir sus fotocopias y que, ante el precio de 30 centavos por hoja, se "medio-indigna" y le dice a la diminuta jovencita: Al frente, donde siempre fotocopio, me cobran 20 centavos por hoja. No, señora, le responde la que atiende y argumenta: Hace tiempo que la fotocopia está a 30 centavos.  La señora parece escarbar con disgusto dentro de su billetera y logra desenterrar 70 centavos. La cuenta, sin embargo, asciende a 80 centavos (por más que me parto la cabeza, no logro dar con el cálculo. ¿Por qué si fueron 3 hojas, la diminuta jovencita le cobró 80 centavos a la señora?). Y entonces llega la pregunta del millón, la señora le dice a la jovencita: ¿Te puedo dar 70 centavos? Y la respuesta llega rauda: No, señora, la fotocopia es a 30 (ya no me pregunten por el cálculo). Y la señora responde: ¡Pero por 10 centavos no te vas a volver pobre! La jovencita ni se inmuta y mientras espera los 10 centavos restantes, me pide apresurada que le pase mis originales. Entonces vuelve a la carga la señora y le dice: Sólo tengo 70 centavos, si no vas a tener que darme cambio de 10 bolivianos. Y la diminuta que responde: Está bien, le voy a dar cambio. Anverso y reverso, por favor, pido yo.

Mientras observo cómo pasan mis hojas por la fotocopiadora, la señora abre su billetera y hace la puja un poco más interesante y le dice a la jovencita: Sólo tengo 50 bolivianos, e inmediatamente le pasa el billete. La jovencita que responde: Está bien, le voy a dar cambio.  Y yo para mis adentros que digo: knock-out. Y en vista de que la hora de recoger a mis hijos llegaba sin compasión, tuve que marcharme sin haber presenciado el desenlace. Así que colorín fotocopiado, cambio de 50 en qué habrás quedado. 

(Por cierto que yo también paqué 80 centavos por tres fotocopias, pero hacer preguntas inteligentes en momentos poco oportunos puede resultar ser un tanto antipático).

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Segundo lugar en el concurso internacional de material didáctico del Alumniportal Deutschland

El Alumniportal Deutschland es un portal online que tiene como público meta a todas las personas en el mundo que hayan estudiado o trabajado en Alemania. Busca hacer que estas personas creen nuevas redes de contactos de todo tipo: cultural, científico, laboral, académico, de ocio, etc. El común denominador en todos los casos es la experiencia vivida en Alemania y la manera de mantenerla activa y de reproducirla a través de actividades diversas.
Desde hace varios años el portal de los exalumn@s de Alemania convoca a concursos internacionales para desarrollar propuestas, proyectos o ideas sobre temáticas actuales. Este 2017 el tema del concurso denominado Hands-on-project (Praxisprojekt) fue el de la Agenda 2030 y las metas globales de desarrollo sostenible. 
Después de dos meses de preparación de propuestas, hoy finalmente se dieron a conocer los resultados. El equipo conformado por Camilo Cárdenas (Venezuela) y por esta quirquincha servidora obtuvo el segundo lugar del certamen internac…

Soledad Chapetón: Die tapfere Bürgermeisterin von El Alto

Carmen Soledad Chapetón Tancara ist der vollständige Name der Bürgermeisterin von El Alto, sie ist aber als „La Sole“ bekannt. Am 25. Oktober wurde sie 37 Jahre alt und ist damit eine der jüngsten Politikerinnen am Kopf einer Stadtverwaltung in Bolivien. „La Sole“ gewann 2015 die Gemeindewahlen in ihrer Heimatstadt El Alto und ist seitdem die erste Bürgermeisterin von einer der größten Städten Boliviens. El Alto ist auch eine Stadt in der nicht nur die sozialen Bewegungen besonders mächtig und protestierend sind, sondern auch eine wachsende Großstadt voller Bedürfnisse und Forderungen aller Art. Ihre politische Herausforderung ist deswegen auffällig und sehr, sehr groß.   

Soledad Chapetón ist besonders stolz auf ihre Eltern. Luis Chapetón (Vater) und Dalila Tancara (Mutter), beide Aymara-Immigranten verließen ihre Heimatdörfer in den Provinzen Camacho und Pacajes auf dem bolivianischen Hochland, um ein besseres Leben für ihre Kinder in der Stadt zu schaffen. Sie zogen deshalb nach El …

Un 21 de febrero cualquiera

Si Evo Morales hubiese aceptado hace dos años que más del 50% -el 51,3% para hablar con exactitud- de los electores de Bolivia rechazó la modificación el artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE) para habilitar una nueva repostulación presidencial; si hubiese sido capaz de reflexionar tan solo un poco y de mirar hacia atrás con una pisca de conciencia; si hubiese recordado que prácticamente entre lágrimas fue posesionado como presidente de los bolivianos hace más de una década y que fue capaz de canalizar el desencanto y la bronca de miles de compatriotas que no toleraron en ese entonces un gobierno más de los llamados partidos tradicionales, entonces quizás tendríamos mañana un 21 de febrero “cualquiera”, una jornada para festejar de verdad un triunfo democrático, una fecha que recordar como si se tratase del aniversario de un feliz acontecimiento.
Por el contrario, los atropellos que hemos sufrido desde el 21 de febrero de 2016 se han acumulado como carbones al rojo …