29 de enero de 2011

Y el cóndor pasó.../Und der Kondor flog vorbei...



A l@s alemanes/as les gusta viajar, lo hacen a menudo y por lo general, lo hacen bien. En verano reservan destino, estadía y transporte para el invierno y viceversa. Planifican todos los detalles y aunque se trata de disfrutar de las vacaciones y de los días libres, la disciplina que l@s acompaña de manera natural, también les da la oportunidad de pasarla bien. En otras palabras, las aventuras son para muchos de l@s germanos/as cuestión de organización y no de azar. Otra cultura, sin lugar a dudas.

El 27 de abril de 2010 escribí un breve reporte sobre la reunión preparatoria para el viaje de estudios denominado "El cóndor pasa", que dos grupos de alemanes/as llevarían a cabo entre el 16 de septiembre y el 25 de octubre del año pasado y a destinos específicos ubicados en Chile (Calama por ejemplo), Bolivia (Salar de Uyuni), Argentina (El Dorado entre otros) y Brasil (Curitiba entre otros). Tanto la reunión como el viaje fueron organizados por la Evangelische Erwachsenenbildung nördlicher Schwarzwald (EENS), una organización dependiente de la iglesia protestante y que se dedica a la formación permanente de adultos en diferentes áreas.

Hoy se llevó a cabo la reunión-velada post-viaje y a la que también fui amablemente invitada. Bolivia -como no podía ser de otra manera- cautivó a más de un viajero y eso que "ni siquiera estuvieron en La Paz o en el Lago Titicaca", según me comentó Reinhard Kakfa, director de EENS y quien acompañó personalmente la inolvidable travesía de los dos grupos de aventureros; se trata de parejas y personas que en su mayoría superan los 45 años y para algunos de los cuales, el viaje en compañia de alrededor de 30 personas significó una desafío a su cotidiana soledad.

El informe de viaje que l@s mismos participantes se encargaron de elaborar y compartir a través de fotografías, es una bitácora de vivencias especiales y diferentes. El fragmento que me he permitido copiar y traducir aquí es una muestra de ello y de la maravillosa aventura que representa la belleza boliviana:


7. Tag: Dienstag, 21.09. Ojo de Perdiz – Uyuni

Christa Dollmann (Gruppe 1) 

Morgens um 7:00 Uhr ist die Welt noch in Ordnung. Es ist ein wunderschöner Morgen in der Siloli-Wüste. Nach einer etwas unruhigen Nacht auf 4.520m Höhe. Beim Rundgang um unsere Unterkunft ist es noch ziemlich kalt. Das Wasser zum Nachfüllen unserer Trinkflaschen war ein bisschen gefroren. Nach dem guten Frühstück haben wir uns im Freien im Kreis aufgestellt und den Tagesspruch und dem Gebet zugehört. Pünktlich um 9:30 Uhr sind wir losgefahren. Über Sand und Schotterpisten auf 4.800 m zum ersten Photostop. Alles sehr beeindruckend und wunderschön.

Es wundert mich immer wieder, wie unsere Jeepfahrer durch diese Wüste den richtigen Weg finden. Wunderschön sind die verschiedenen Lagunen, deren Namen man sich nicht alle merken kann. Verde, Colorado, Blanco, Grüne Lagune und immer sehr viele Flamingos. Immer wieder legen wir eine kurze Pause zum Photostop ein. Gegen Mittag machen wir Rast bei der Lagune mit der größten Flamingo-Ansammlung überhaupt. 

Jürgen, unser Guide, sammelt Pupusa, eine Pflanze gegen Höhenkrankheit, Magen und Darmbeschwerden. Dann gibt es ein tolles Picknick. Mit Fleisch, Hackbraten, Käse, Oliven, Brot und noch anderen leckeren Sachen. Alles liebevoll zubereitet. Nach der Pause geht es weiter auf dem Altiplano, durch Schluchten mit holprigen, engen Wegen, hohen Felsen, Steine und Sand.


Wir haben ganz interessante Felsen gesehen. Jeder hat eine andere Phantasiefigur darin gesehen. Abenteuerlich durchquerten wir auch noch mit den Jeeps einen Fluss. Das Wasser ging bis über die Räder. Es gab nichts außer Sandwüste. Da kamen uns zwei Radfahrer entgegen. Einer ist gefahren, der andere hat sein Rad geschoben. Verrückt so etwas!

Wir haben Bauern gesehen, die weit entfernt von Ihren Häusern auf den Feldern gearbeitet haben. Die meisten sind zu Fuß unterwegs. Auf den Feldern wird noch viel mit Hacke und Schaufel gearbeitet. Es wird hauptsächlich Quinoa angebaut, eine getreideähnliche Pflanze. Zur Pflanzzeit wird der Samen in ein tiefes Loch in der Erde gelegt. Dann muss es regnen, damit es eine gute Ernte gibt.

Von Chuvica aus fuhren wir am Rande durch den Uyuni-Salzsee, nach Tahua. Dort übernachten wir im Hotel. Bei einem guten Abendessen mit einheimischer Live-Musik lassen wir die Bilder des Tages noch einmal Revue passieren.

7mo. Día: Martes, 21/09 Ojo de Perdiz 12/10/2010 - Uyuni

Christa Dollmann (Grupo 1)

7:00 de la mañana y el mundo está todavía en orden. Es una hermosa mañana en el desierto de Siloli, después de una noche un tanto inquieta a 4.520 m de altura. Para hacer una caminata cerca del hotel hace todavía bastante frío. El agua para rellenar nuestras botellas está un poco congelada. Después de un buen desayuno, nos reunimos todos en círculo para compartir la oración del día. A las 9:30 en punto partimos nuevamente. Sobre la arena y la grava de las carreteras a 4.800 m nos detenemos para tomar las primeras fotos. Todo es muy impresionante y hermoso. 

Me sorprende una y otra vez cómo nuestros conductores de Jeep siguen el camino correcto a través de este desierto. Hermosos son las diferentes lagunas, cuyos nombres son difíciles de memorizar. Verde, Colorada, Blanca, Laguna Verde y siempre una gran cantidad de flamencos. Una y otra vez hacemos pausas breves para tomarnos fotos. Cerca del mediodía nos detenemos en la laguna en la que se encuentra la mayor cantidad de flamingos. 
 
Jürgen, nuestro guía, está recogiendo pupusa, una planta contra el mal de altura y problemas estomacales e intestinales. Después hacemos un un gran picnic con carne, queso, aceitunas, pan y otras cosas ricas, todo preparado con
mucho cariño. Tras el descanso seguimos a lo largo del Altiplano, a través de quebradas con caminos llenos de baches, estrechas y altas rocas, piedras y arena.
 

Hemos visto rocas muy interesantes. Cada uno de nosotros ha visto una figura fantasiosa diferente en cada una de ellas. Siguiendo la aventurera cruzamos un río en jeep. El agua cubre hasta más arriba de las ruedas. No había más que desierto. Por allá nos encontramos con dos ciclistas. Uno de ellos va montando su bicicleta, el otro la lleva cargando. ¡Qué loco!  

Hemos visto a los agricultores que trabajan lejos de sus hogares en el campo. La mayoría de ellos van a pie. En los campos se trabaja todavía bastante con el pico y la pala. Se cultiva principalmente la quinua, una planta parecida a un cereal. Durante el tiempo de la siembra, se plantan las semillas en un agujero profundo en el suelo. Tiene que llover para que haya una buena cosecha. 
 
Desde Chuvica vamos viajando hasta Tahua a lo largo del borde del Salar de Uyuni. Allá n
os quedamos en el hotel. Con una buena cena y música local en vivo, dejamos que las imágenes del día nos recuerden la travesía. 


3 comentarios:

  1. Que viaje tan bonito, ya me gustaria a mi conocer Bolivia.
    Espero algún día poder hacer un viaje tan bonito como el que relatas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. bUEN FRAGMENTO DE la travesía en Bolivia... Un saludo en l distancia

    ResponderEliminar
  3. A.K.E.: Seguro mi país te cautivaría también. Ojalá se te haga pronto realidad ese viaje.
    Un abrazo.

    Mi querido asesino:
    Gracias por siempre pasarte por aquí.

    Ana Rosa

    ResponderEliminar

Comentarios:

Otras voces y palabras

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...