Ir al contenido principal

Patrimonio (Reloaded)

Últimamente trato de aprovechar los escasos diez minutos que dura el viaje entre mi oficina y mi casa para leer. Es toda una proeza cuando se trata de uno de esos minibuses chiquitos en los que mis rodillas no entienden nada del síndrome de la sardina al que se somete cualquier mortal que se atreve en el transporte público de La Paz.

Siempre que se puede, me siento al lado del conductor o en la primera fila en la parte de atrás. Sin perder mucho tiempo, abro el libro y comienzo... Esta semana cargo en la cartera la Antología Poética de Friedrich Hölderlin y hace un par de días, cuando me disponía a leer Cuando era niño... la voz de una chiquilla (9 años tal vez) que iba sentada atrás mío me obligó a despegar los ojos del verso y a escuchar con atenta disposición la siguiente conversación sostenida con su papá:

-Papá, ¿qué es el patrimonio? (Pregunta difícil de contestar, me pongo en el pellejo de ese papá y trato de hilvanar por mi cuenta, alguna respuesta coherente y comprensible).
-... (Silencio, lo más probable es que el papá no sepa cómo contestar, pero pronto surge una primera respuesta) La definición es un poco complicada, explica el progenitor, me imagino su cara y quizás, su incomodidad. La niña no pronuncia palabra, a lo mejor esperando un mejor argumento de su papá. Y él sigue:
-Patrimonio es lo contrario del matrimonio, le dice con una sonrisa sonora que sólo atino a adivinar. 
-¿Entonces es divorciarse? Responde con total lógica la vívida e inteligente jovencita; padre en aprietos en busca de una respuesta a lugar.
-No, no. A ver, el patrimonio es la herencia que te dejan tus padres, es algo de valor que te heredan. Bueno, eso está mejor que una definición descabellada basada en un antónimo inexistente. Silencio otra vez, hasta que la niñita admite para terminar:
-Papi, yo pensaba que patrimonio era cuando dos patos se casaban. Carcajada monumental y compartida, un divino final para la brevedad de diez minutos con síndrome de sardina en el transporte local.

---
Esto es lo que más me gusta de tener un blog, hacer que sea una experiencia compartida, ¡gracias por el aporte mafaldístico Ratona :)!

Comentarios

  1. Hölderlin viaja todavía entre los pliegues de mi cartera ;)
    Ana Rosa

    ResponderEliminar
  2. Será por eso que lo único que extraño de trabajar en el centro de LPZ es la posibilidad de avanzar en mis lecturas sin preocuparme de que suceda lo mismo con el tráfico.

    Ya tuve varias ocasiones con tremendas preguntas (sexo, filosofía infantil, existencialismo) de mis enanos, te lo dedico el momento y el auditorio expectante.

    @tinchez

    ResponderEliminar
  3. Tincho:
    Son mini-experiencias únicas, ¿no?
    Gracia por tu visita y tu comentario.
    Un abrazo.
    Ana Rosa

    ResponderEliminar
  4. Pobre papá, habrá pensado en su momento...En qué lío me he metido no? bien por "Tus mini-experiencias únicas" hacen que la vida sea envidiable en La Paz

    ResponderEliminar
  5. Querido Alejandro:
    Los hijos siempre nos ponen en aprietos, a veces mucho más bochornosos que éste de patrimonio.
    Un abrazo,
    Ana Rosa

    ResponderEliminar
  6. divina la respuesta de la niñita,
    excelente relato el tuyo.

    gracias por dividirlo
    y multiplicar carcajadas...

    saludos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Zeh:
    De tanto tiempo ;) Gracias por multiplicar los comentarios.
    Un abrazo,
    Ana Rosa

    ResponderEliminar
  8. No hay inocencia como la de un nino, y no hay mejor relato que el tuyo. un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Gracias, querido anónimo ;)
    Ana Rosa

    ResponderEliminar
  10. Reí muchísimo con este post! me trajo a la memoria esta tira de Mafalda:
    http://dreamers.com/mafalda/Tirasvarias/v40.gif
    Oh los niños...
    Abrazos!
    :D

    ResponderEliminar
  11. Hola Ratona:
    Me alegra que te rías y gracias mil por la imagen, creo qu le voy a hacer un reloaded al post con la tira de la genial Mafaldita.
    Besos,
    Ana Rosa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Comentarios:

Entradas más populares de este blog

Segundo lugar en el concurso internacional de material didáctico del Alumniportal Deutschland

El Alumniportal Deutschland es un portal online que tiene como público meta a todas las personas en el mundo que hayan estudiado o trabajado en Alemania. Busca hacer que estas personas creen nuevas redes de contactos de todo tipo: cultural, científico, laboral, académico, de ocio, etc. El común denominador en todos los casos es la experiencia vivida en Alemania y la manera de mantenerla activa y de reproducirla a través de actividades diversas.
Desde hace varios años el portal de los exalumn@s de Alemania convoca a concursos internacionales para desarrollar propuestas, proyectos o ideas sobre temáticas actuales. Este 2017 el tema del concurso denominado Hands-on-project (Praxisprojekt) fue el de la Agenda 2030 y las metas globales de desarrollo sostenible. 
Después de dos meses de preparación de propuestas, hoy finalmente se dieron a conocer los resultados. El equipo conformado por Camilo Cárdenas (Venezuela) y por esta quirquincha servidora obtuvo el segundo lugar del certamen internac…

Soledad Chapetón: Die tapfere Bürgermeisterin von El Alto

Carmen Soledad Chapetón Tancara ist der vollständige Name der Bürgermeisterin von El Alto, sie ist aber als „La Sole“ bekannt. Am 25. Oktober wurde sie 37 Jahre alt und ist damit eine der jüngsten Politikerinnen am Kopf einer Stadtverwaltung in Bolivien. „La Sole“ gewann 2015 die Gemeindewahlen in ihrer Heimatstadt El Alto und ist seitdem die erste Bürgermeisterin von einer der größten Städten Boliviens. El Alto ist auch eine Stadt in der nicht nur die sozialen Bewegungen besonders mächtig und protestierend sind, sondern auch eine wachsende Großstadt voller Bedürfnisse und Forderungen aller Art. Ihre politische Herausforderung ist deswegen auffällig und sehr, sehr groß.   

Soledad Chapetón ist besonders stolz auf ihre Eltern. Luis Chapetón (Vater) und Dalila Tancara (Mutter), beide Aymara-Immigranten verließen ihre Heimatdörfer in den Provinzen Camacho und Pacajes auf dem bolivianischen Hochland, um ein besseres Leben für ihre Kinder in der Stadt zu schaffen. Sie zogen deshalb nach El …

Un 21 de febrero cualquiera

Si Evo Morales hubiese aceptado hace dos años que más del 50% -el 51,3% para hablar con exactitud- de los electores de Bolivia rechazó la modificación el artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE) para habilitar una nueva repostulación presidencial; si hubiese sido capaz de reflexionar tan solo un poco y de mirar hacia atrás con una pisca de conciencia; si hubiese recordado que prácticamente entre lágrimas fue posesionado como presidente de los bolivianos hace más de una década y que fue capaz de canalizar el desencanto y la bronca de miles de compatriotas que no toleraron en ese entonces un gobierno más de los llamados partidos tradicionales, entonces quizás tendríamos mañana un 21 de febrero “cualquiera”, una jornada para festejar de verdad un triunfo democrático, una fecha que recordar como si se tratase del aniversario de un feliz acontecimiento.
Por el contrario, los atropellos que hemos sufrido desde el 21 de febrero de 2016 se han acumulado como carbones al rojo …