3 de septiembre de 2009

El último show

Sarcófago dorado, muerto negro disfrazado de blanco. Multitudes lloronas, incrédulas y multicolores; lágrimas transparentes, saladas e incontenibles; millones de tristezas para ofrecer el último adiós a una inmensa soledad. Estos ya son sólo recuerdos que pronto se olvidarán. Han pasado ya casi dos meses desde que Miguel huyó definitivamente, sin vuelta atrás, sin lugar a la duda y ni siquiera a la paz.


Una vida plasmada de talento y al mismo tiempo repleta de vacío y quebrantada por una permanente ansiedad de escape, de éxito, de fama, de fortuna. El ardor mediático con el que se habrán de incinerar los últimos restos del artista siguen despidiendo un olor nauseabundo… pobre Miguel, pobres sus hijos (si realmente lo son), pobre su legado (si realmente queda) y su absurda creación.


Se te acabó este mundo, Miguel, se te acabaron los años y los latidos del corazón.

Otras voces y palabras

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...