Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2012

Baila, baila, sino estamos perdidos

¡Qué maravillosa mujer la Pina!
Cuerpos desatados en movimientos que nos recuerdan el vaivén del mar y las copas de los árboles meciéndose con las brisas; o cuerpos aterradores que se vuelven fuego, furia, dolor, pasión, miedo, amor y sufrimiento. Agua, rocas, cuerdas, sillas, cuerpos… sobre todo los cuerpos, todo lo todo de los cuerpos, la expresión de los ojos, el movimiento de los dedos, las caídas libres y la ligereza de los vuelos que no necesitan de alas.
¡Qué maravilloso legado, Pina!
Cuerpos que no pueden danzar si su espíritu no ha reconocido el elixir de expresarse sin necesidad de palabras. ¡Y qué palabras! ¡Qué gritos corporales tan intensos!