19 de marzo de 2009

Al nonagenario guardián de Oruro



Oruro no puede pensarse ni imaginarse sin la algarabía sin igual de su carnaval, sin su ardorosa pasión por la “V” azulada, sin la blancura imponente de su Sajama y –fuera de toda duda- sin su entrañable e histórico matutino “La Patria”. Hace un par de días he tenido nuevamente, la oportunidad de hojear el periódico de tinta y de papel, “de carne y hueso” diría, apelando a la metáfora que me permite encarnar a “La Patria” como el corazón de Oruro y de los orureños. Un compatriota que acaba de retornar de Bolivia a Alemania me trajo una edición de domingo como encargo especial; mirando sus páginas se hace difícil no recordar las primeras ediciones que guarda mi memoria: el periódico en blanco y negro, infaltable los domingos, ausente los lunes, imprescindible en los carnavales. Oruro no puede contar con mejor testigo de sus días, tanto los del auge minero de principios del siglo pasado, como los de defensa incondicional y permanente de su dignidad.


Para un quirquincho fuera de su arenal leer “La Patria” se trata de una ocasión que revive las nostalgias y alegrías de su ciudad natal, todas ellas contenidas en las páginas del periódico que este 2009 cumple 90 años de vida y permanencia en el difícil oficio de informar. Nueve décadas han pasado fortaleciendo la lucha y reivindicación de un pueblo que merece avanzar y crecer y que cuenta con un vocero irreemplazable y digno guardián de su historia y de su realidad. Se trata de casi un siglo de existencia durante el que la historia del periodismo nacional ha visto nacer y perderse en el ocaso a más de un medio de comunicación, porque no es secreto que en los tiempos que corren la prensa escrita tiene el desafío diario de llegar a los lectores compitiendo arduamente con otros medios cuya rapidez y accesibilidad crecen sin pausa.


Gracias a la globalización entre otras tantas razones, los orureños que no podemos adquirir la edición del día en las esquinas de la Plaza 10 de Febrero acudimos a la página web del matutino (www.lapatriaenlinea.com) que se ha convertido en una ventana virtual que mira a nuestra tierra y a nuestra gente, que nos acorta la distancia y nos acerca a la tierra, y a través de la cual constatamos con orgullo que “La Patria” sigue siendo la fiel defensora de los intereses de Oruro y de los orureños.


90 largos años han transcurrido desde que el Sub-decano de la prensa nacional inició sus ediciones, casi un siglo de ser testigo de la patria y de su historia y de vivir junto al país los acontecimientos sociales, políticos y culturales que le han cambiado el rostro a Bolivia. Valga el homenaje, el reconocimiento y el agradecimiento no sólo a quien fuera su primer director y uno de sus fundadores en el año 1919, Don Demetrio Canelas sino también a todas las generaciones Miralles que continúan haciendo de “La Patria” la voz de Oruro. A todos los periodistas y trabajadores que permiten que “La Patria” circule día a día y sin frontera alguna en el corazón de los orureños.

16 de marzo de 2009

Cuando la normalidad aterra...

Han pasado cinco días desde que Tim K. se decidiera por el peor final para el último juego de su vida. Todavía nos preguntamos y seguiremos preguntado ¿por qué? Alemania está de duelo, absorta, muda, incrédula e impotente.

BBC Mundo en espanol (Clic aquí)
NZZ Nachrichten (Clic aquí)

8 de marzo de 2009

Mujeres: poesía y realidad

A una mujer

Concededme tu amor y tus miradas, y , al instante,
se encenderá mi alma en luminoso fuego,
y verás cómo brilla mi poesía en llamas
y cómo hacia ti vuelan los haces de mis versos.
Y cantaré tu boca, estuche de finas perlas,
tu blanca frente que enmarca negro cabello;
tus ojos puros de niña, de languidez divina
y tu voz, de más dulce son que la brisa nocturna.
Sabré encontrar palabras dignas de cada cosa
y seré tu profeta de santos arrebatos,
y la inspiración surgida ante tu aliento
de mágicos hechizos llenará mis poemas.
(De Kukolnik)

Los versos más hermosos así como las realidades más crueles tienen siempre como protagonistas a las mujeres, quizás porque esa naturaleza única nos hace más fuertes en las debilidades y nos hace más sensibles ante las dificultades de la vida. Quizás porque siempre somos protagonistas silenciosas para la vida y estruendosas para el amor.

Las mujeres... ¿qué es en realidad una mujer? No es sólo tener sedosos cabellos color de miel o la piel tan tersa cual terciopelo, no es sólo abrir la boca y emanar melodías. Por lo menos no es esa la imagen que refleja la prosa de la realidad.

Las mujeres aunque diferentes del otro ser que nos complementa, tenemos las mismas posibilidades, las mismas necesidades y las mismas oportunidades, muchas veces nos despojamos del llanto y del sufrimiento que nos estereotipa, para pasar a ser trabajadoras, líderes y madres sin necesidad de obtener expresiones de admiración.

Cada vez que se escucha hablar de las mujeres, se hacer para elogiar sus cualidades de madre, esposa, ama de casa, profesional, trabajadora, campesina u obrera... ¡qué poco se elogia a las mujeres!

Nadie ha saboreado pues, las lágrimas de una mujer, nadie ha sentido en su preocupación de madre el mundo oscuro que la atormenta, nadie ha percibido sus suspiros, sus sonrisas, su esfuerzo... sus manos.

Mujeres de poesía y de realidad. Mujeres que son versos en cada día de su vida, mujeres que son realidad y que son especiales, como especiales son las rosas en un jardín, como indispensables son los vientres que dan vida, como necesarias son para arrullar a la intranquilidad... mujeres, simple y complejamente mujeres.

Mujeres...
Domitila Chungara, con la piel curtida de insurgencias y la voz siempre presta a gritar verdades, retrata el coraje de la mujer minera. Su vida militante, su hablar sencillo en el lenguaje común y corriente de nuestro pueblo, inspiró obras testimoniales del aún fresco sufrir boliviano. Es en sí un poema y muchas, muchas canciones.
(De Zulma Yugar)

Otras voces y palabras

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...