26 de mayo de 2011

Maternidad delegada

La primera vez que tuvimos que dejar a nuestro hijo mayor al cuidado de terceros fue todo un proceso. El retoño tenía apenas un año de edad y la única posibilidad era dejarlo con una Tagesmutter, es decir una señora que cuida a niños/as en su propia casa durante el día, este sistema está muy extendido en Alemania y es una de las opciones no menos costosa que una guardería. Así comenzamos nuestra relación con Frau Liebert, sin cuya ayuda habría sido aún más difícil cortar el cordón; no sólo con el primero, sino también con el segundo. Preguntas tales como: ¿estará bien cuidado?, ¿le cambiará el pañal (tan perfectamente) como lo hacemos en casa?, ¿le dará de comer? ¿Y si llora? me perseguían todo el día. Tras unos cuantos encuentros de familiarización con la Tagesmutter, mi "unañero" se quedó con ella sin queja alguna. 

No fue sencillo al principio, especialmente para los padres; especialmente porque todo el primer año recibimos ayuda de tres compatriotas (varones) que venían a nuestro hogar a cuidar al pequeño; sin contar con el cariño de Lorsy, la amiga colombiana que también hizo de niñera y de una larguísima lista de gente querida que nos echó una mano. Los compatriotas entretenían a mi hijo al son de charangos, tarkas y zampoñas... ¡muy lindo!

Cuando por fin nos dieron una plaza en una guardería -inscribí a mi hijo con un mes de nacido-, empezamos otra vez el proceso. Me habían dicho que buscara a Frau Weiss, que era la engargada del grupo Sonnenblumen (girasoles) al que habían asignado al primogénito. Todavía recuerdo nítido el momento en el que la vi, tenía piercings en más de dos partes de su huesuda cara y tatuajes. ¡Dios mío!, me dije y comencé a sentirme culpable. Después reconocí lo prejuiciosa que me porté y lo maravillosamente cuidado y querido que mi latinito resultó bajo el cuidado de la simpatiquísima Steffi Weiss y de las otras maestras, no sólo de esa guardería, sino del Kindergarten también... a todas ellas, ¡gracias!

Con el retoño menor todo resultó un poco más fácil, aunque no fue tan pequeño como su hermano a la guarde, pronto nos dimos cuenta que se trataba de un lugar que le gustaba muchísimo y que le hacía mucho bien y del que era bastante complicado recogerlo.

Delegar la maternidad no es cosa sencilla, lo sabemos las que lo sabemos. Ahora delego largos ratos de maternidad a mi progenitora. Es lindo saber que mis hijos pueden compartir con su abuelita y tener la seguridad de que están en las mejores manos... esas mismas que me formaron a mí. Así que por esto y por muuuuuuuuuuuucho más, GRACIAS MAMÁ.

23 de mayo de 2011

V Larga Noche de Museos

La V Larga Noche de Museos que se llevó a cabo el sábado 21 de mayo en La Paz fue mi primera larga noche de museos desde  mi retorno... ¡alucinante! Mi primera estación fue la exposición de pinturas de los niños/as de la Guardería Acuarela en Sopocachi (C. Rosendo Gutiérrez). Nada más enorgullecedor que ver las obras de mis dos retoños en una noche tan especial.




Aunque no pude ingresar a otras salas de exposición de gran importancia por la gran cantidad de gente que esperaba turno en contorneadas colas humanas, me quedo con  impresiones lindas de la movida cultural paceña. Aquí un par de imágenes de cierto "Galán" que apareció en el Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef).. repito, fue ¡alucinante!




Una sola noche no alcanza ni de lejos para apreciar la maravilla cultural que late sin pausa en las entrañas de mi ciudad prestada. ¡Bien por la iniciativa!

P.D. El próximo 6 de agosto en Karlsruhe, Alemania, se celebra este año la 13va. Versión del KAMUNA (Karlsruher Museen Nacht), la noche de los museos. Nada puedo decir para alimentar lo odioso de las comparaciones, porque nunca pude asistir :(
P.D. 1: Gracias a la V Larga Noche pude conocer en persona a @capsuliana :), colega bloguera :)
P.D.2:  Este sistema de PDs se lo he emulado al Camarada Pepe, ¡gracias por eso!

17 de mayo de 2011

¿Yo? ¡Ni loca que estuviera!

¿Internet? ¿Yo? ¡Ni loca que estuviera! ;)

Cuando empecé a agarrarle tirria a mi primer trabajo en la administración pública me dediqué clandestinamente, a ese algo misterioso y diabólico (en términos que le corresponden a mi mamá) que todos llamaban internet. Hablo del siglo pasado, de hace menos de veinte años. Mis primeros contactos los hice a través del icq, ése de la florcita. Cada vez que mi jefe abandonaba su escritorio (que era bastante seguido) y dejaba su computadora encendida que era la ÚNICA con conexión a la red (¡en una sala de prensa!), saltaba yo a conectarme al icq, me encantaba. 

 Después abrí una cuenta de correo electrónico, reticencia de por medio, pues aquello me parecía una menuda pérdida de tiempo y no le veía utilidad alguna (¿pueden creerlo?); sin embargo lo hice. Mi primera dirección fue anitita@altavista.com, esto si la memoria no me falla. Pasé una gran vergüenza cuando mi tutor de tesis de grado me pidió mi dirección de email y yo tuve que pasarle aquel papelón con arroba. Así fui cayendo de a poquito en la red de redes.

Cuando me tocó salir por primera vez de Bolivia, el año 2001, no sólo tenía una cuenta de correo electrónico, tenía cuatro y en diferentes proveedores. Todavía  hay quienes reclaman mi falta de unidad "correística". En todo caso, son incontables todas las buenas y malas noticias que recibí a través de correos electrónicos; tarjetas de cumpleaños, postales, fotos, documentos, videos, etc. 

Antes de irme al autoexilio, capacité a mi mamá en las lides "internetísticas", así pudimos mantenernos comunicadas e informadas y resultó de maravilla, incluso chateábamos bastante seguido. Aunque al principio yo administraba la clave de mi mamá en Hotmail, muy pronto mi progenitora se puso las pilas y optó por la independencia "clavística" y ahora hasta tiene un blog (abandonado :S).

Un tiempo me hice asidua participante de los chats abiertos de Yahoo, conocí gente de todo el mundo: loc@s, cuerd@s, interesantes, aburrid@s, cargos@s... en fin, una colorida paleta de personajes y personalidades de las que nunca hubiese tenido idea de no ser por Internet. A much@s tuve que mandarlos también a cierta parte, sobre todo por temas políticos y nacionalistas… ¡acuérdense que el chat todo lo aguanta! Estando en España comencé a mirar otro tipo de foros, el de la BBC en español por ejemplo, me gustaba comentar y publicar mis opiniones en esa página.  

Durante mis largos años en Europa, descubrí muchas otras herramientas de Internet que hicieron que la distancia fuese más leve y que me permitieron recobrar amistades que yo daba por perdidas e incluso por olvidadas; así también conocí virtualmente a mucha gente linda que actualmente forma parte de mi blogósfera, de mi TL en Twitter, de mis contactos en Facebook, Skype y Messenger.

Actualmente ejerzo  la docencia virtual a través de la plataforma de educación virtual del Centro Boliviano de Estudios Multidisciplinarios (CEBEM) y es una de las actividades a las que  me dedico con mucha pasión, se trata de un desafío virtual para llegar a través del conocimiento a personas de carne y hueso que están detrás de una pantalla, pero con expectativas, sueños y problemas comunes. Así también participé un par de veces –como ponente y participante-  de los Webinars, seminarios a través de internet.

Cuando me inicié en los blogs, el 2008, lo hice también un poco a regañadientes, pero ahora tengo que agradecérselo a mi esposo, fue él quien insistía en publicar mis letras en uno de esos bichos virtuales que tantas satisfacciones me ha dado, por cierto que también he chateado con él incluso estando sentados lado a lado (¿no les ha pasado?). Ahora mismo no soy capaz de imaginarme la vida sin internet, laboralmente hablando dependo de la red de redes para cumplir mis obligaciones en viSozial e.V., un proyecto lindo y de compromiso social y un trabajo arduo que cada día me gusta más. 

Aunque sería lindo vivir a la orilla del mar, recibir los mensajes de la brisa en las mejillas y no tener más poste que el tronco de una palmera… me “arroba” la red así que…
¡Feliz Día del Internet!



P.D. ¿Sin internet? ¿Yo? ¡Ni loca que estuviera! ;)
Facebook: http://www.facebook.com/mivozmipalabra
Twitter: @mivozmipalabra

6 de mayo de 2011

Aquí o allá... eso da igual


Los alemanes y su estructura, los bolivianos y su coyuntura… colorido es el telar de mis vivencias, un desafío cotidiano el de mis convivencias; un tejido apretadito e intercultural el de la manta que cobija hasta la más íntima célula de mi existencia. Aquí soy bien colla, orureña-quirquincha de duro caparazón y amplio corazón en el que anidan sin discusión un amor venezolano, una pasión santa y aguerrida con una “V” azulada teñida y una devoción pagana, “diabólica” y saltarina. 

Allá soy bien latina, embajadora boliviana, un cacho bolivariana, sudamericana y americana, porque para quedar cabales, american@s somos tod@s l@s que nacimos aquí, en este continente inacabable, derramado de realismos mágicos, de culturas ancestrales e influencias yanquis. 

Hace exactamente un mes que estoy de vuelta, hace un mes que ya no viajo en tranvía amplio, puntual y silencioso, sino que me muevo en minibús chiquitito y sin paradas, tarareando “laicu-laicus” que alguna vez había memorizado, escuchando los feroces gritos del voceador, escarbando mis “sueltitos” para aliviar la pena del conductor. Hace un mes que ya no como brezel con mantequilla, sino que me devoro una salteña jugosa a media mañanita. 
Salteñita
Brezel (este sin mantequilla ;))
Hace un mes que estoy de vuelta, entre mis montañas añoradas, reconociéndome entre la muchedumbre de pupilas oscuras y pieles cobrizas de mi gente; de calladita escucho y disfruto de sus quejas, sus chismes, sus cuentos, sus protestas y comentarios. En cada esquina puedo comprarle a la caserita, pedirle al chango que me lustre las botas, saludar a las simpáticas cebras que arriesgan sus rayas cuando el semáforo cambia. Hace un mes que extraño a las amistades verdaderas que se quedaron por allá, pero que en realidad habitan vivientes en la lista de mis afectos de siempre, hace un mes que descubro caras conocidas y desempolvo cálidos abrazos de amistades sembradas hace tantos años en estos mis lares. 

Hace un mes que ya no le digo buon giorno al heladero italiano de la cuadra ni balbuceo inglés con la vecina asiática de enfrente de la casa ni recibo los paquetes de la señora portuguesa que todo lo compra por correo ni discuto en alemán con los groseros que no ceden el asiento en el tranvía. Ahora le compro chupetitos de canela al heladero de la plaza, muero de curiosidad cuando las doñitas en aymara se charlan, me río de las cambas que andan en La Paz con sandalias y minifalda. 

Es lindo declararse víctima de la interculturalidad, aprender a mirarse en el otro y saber que también puedes ser el “otro” de los otros… aquí o allá, eso da igual.  

Este post está concursando en la campaña Convivir, Sembrar Paz, te invitamos a comentarlo, votar por él desde el 7 de Mayo y también escribir un post propio en tu blog para participar del concurso. Entérate de las bases, ingresa a http://www.serbolivianoes.org.bo/bases-concurso-bloguers/

Este artículo fue publicado en la edición del sábado 14 de mayo de la separata Aula Libre que se publica con el periódico Página 7 y en la Revista Dominical del periódico La Patria, edición del 29 de mayo de 2011. 

Otras voces y palabras

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...