Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2011

Maternidad delegada

La primera vez que tuvimos que dejar a nuestro hijo mayor al cuidado de terceros fue todo un proceso. El retoño tenía apenas un año de edad y la única posibilidad era dejarlo con una Tagesmutter, es decir una señora que cuida a niños/as en su propia casa durante el día, este sistema está muy extendido en Alemania y es una de las opciones no menos costosa que una guardería. Así comenzamos nuestra relación con Frau Liebert, sin cuya ayuda habría sido aún más difícil cortar el cordón; no sólo con el primero, sino también con el segundo. Preguntas tales como: ¿estará bien cuidado?, ¿le cambiará el pañal (tan perfectamente) como lo hacemos en casa?, ¿le dará de comer? ¿Y si llora? me perseguían todo el día. Tras unos cuantos encuentros de familiarización con la Tagesmutter, mi "unañero" se quedó con ella sin queja alguna. 

No fue sencillo al principio, especialmente para los padres; especialmente porque todo el primer año recibimos ayuda de tres compatriotas (varones) que venían …

V Larga Noche de Museos

La V Larga Noche de Museos que se llevó a cabo el sábado 21 de mayo en La Paz fue mi primera larga noche de museos desde  mi retorno... ¡alucinante! Mi primera estación fue la exposición de pinturas de los niños/as de la Guardería Acuarela en Sopocachi (C. Rosendo Gutiérrez). Nada más enorgullecedor que ver las obras de mis dos retoños en una noche tan especial.




Aunque no pude ingresar a otras salas de exposición de gran importancia por la gran cantidad de gente que esperaba turno en contorneadas colas humanas, me quedo con  impresiones lindas de la movida cultural paceña. Aquí un par de imágenes de cierto "Galán" que apareció en el Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef).. repito, fue ¡alucinante!




Una sola noche no alcanza ni de lejos para apreciar la maravilla cultural que late sin pausa en las entrañas de mi ciudad prestada. ¡Bien por la iniciativa!

P.D. El próximo 6 de agosto en Karlsruhe, Alemania, se celebra este año la 13va. Versión del KAMUNA (Karlsruher Muse…

¿Yo? ¡Ni loca que estuviera!

¿Internet? ¿Yo? ¡Ni loca que estuviera! ;)

Cuando empecé a agarrarle tirria a mi primer trabajo en la administración pública me dediqué clandestinamente, a ese algo misterioso y diabólico (en términos que le corresponden a mi mamá) que todos llamaban internet. Hablo del siglo pasado, de hace menos de veinte años. Mis primeros contactos los hice a través del icq, ése de la florcita. Cada vez que mi jefe abandonaba su escritorio (que era bastante seguido) y dejaba su computadora encendida que era la ÚNICA con conexión a la red (¡en una sala de prensa!), saltaba yo a conectarme al icq, me encantaba. 
 Después abrí una cuenta de correo electrónico, reticencia de por medio, pues aquello me parecía una menuda pérdida de tiempo y no le veía utilidad alguna (¿pueden creerlo?); sin embargo lo hice. Mi primera dirección fue anitita@altavista.com, esto si la memoria no me falla. Pasé una gran vergüenza cuando mi tutor de tesis de grado me pidió mi dirección de email y yo tuve que pasarle aquel pap…

Aquí o allá... eso da igual

Los alemanes y su estructura, los bolivianos y su coyuntura… colorido es el telar de mis vivencias, un desafío cotidiano el de mis convivencias; un tejido apretadito e intercultural el de la manta que cobija hasta la más íntima célula de mi existencia. Aquí soy bien colla, orureña-quirquincha de duro caparazón y amplio corazón en el que anidan sin discusión un amor venezolano, una pasión santa y aguerrida con una “V” azulada teñida y una devoción pagana, “diabólica” y saltarina. 
Allá soy bien latina, embajadora boliviana, un cacho bolivariana, sudamericana y americana, porque para quedar cabales, american@s somos tod@s l@s que nacimos aquí, en este continente inacabable, derramado de realismos mágicos, de culturas ancestrales e influencias yanquis. 
Hace exactamente un mes que estoy de vuelta, hace un mes que ya no viajo en tranvía amplio, puntual y silencioso, sino que me muevo en minibús chiquitito y sin paradas, tarareando “laicu-laicus” que alguna vez había memorizado, escuchando …